La incidencia de los ataques ha aumentado un 50% respecto al 2016, consolidándose la tendencia al alza de los últimos año. El Observatorio reclama que este tipo de ataques reciban el tratamiento de delito, y no falta de daños, y pide apoyo a la seguridad pública y a la judicatura para plantar cara al problema.

X